domingo, 26 de julio de 2009

Publicidad de película

En una ciudad como tantas otras, fuerzas ocultas y malignas están hipnotizando a la población, sometiéndola por medio de mensajes subliminales escondidos dentro de toda la publicidad. ¿Podrá alguien detener tan siniestro plan?

Esta es la premisa de la película They Live, de 1988. En esta película, las carteleras panorámicas, los rótulos, las revistas, y todo tipo de material impreso llevaba inserto mensajes como "CONSUMAN", "CÁSENSE Y REPRODÚZCANSE" y especialmente, "OBEDEZCAN". Las personas en el filme no podían ver estos mensajes pues están bajo el efecto de un rayo hipnótico escondido en una estación de cable.

Pero con ayuda de unos anteojos especiales, es posible darse cuenta del engaño:





Cuanta imaginación la de los guionistas de Hollywood, ¿no? Algo así nunca podría pasar en la vida real, ¿verdad?

Al menos eso pensaba yo hasta que un día sali a la calle y vi esto:



Y luego esto, esto, esto y mucho más.

No podía creerlo. Las similitudes de la nueva publicidad de Pepsi con los carteles que aparecen en la película They Live son innegables.*



Como puede verse, no hay nada de fotos o dibujos: tan sólo texto sobre un fondo liso. El tipo de letra es casi el mismo. Los mensajes, también muy simples, tienen el mismo tono imperante: "SONRIE", "VIVE RIENDO", "SÉ POSITIVO", "SÉ DIVERTIDO", "PONETE BUZO".

Basta ver unos cuantos anuncios para darse cuenta que a uno no le están pidiendo ni sugiriendo nada: le están ordenando a uno a poseer un estado de ánimo específico, sin dar la menor razón por las cuales debería uno experimentarlo. Ni siquiera las religiones son así de vagas.

¿Y entonces? ¿Que significa esta campaña?

Por lo pronto, he concluido que hay dos posibles explicaciones a todo esto:

a.) Los creativos publicitarios nos consideran totalmente estúpidos. No nos creen capaces de poder leer más de cinco palabras seguidas. Ni siquiera confían en nuestra capacidad de abstracción, y por eso ya ni ponen dibujos o fotos. Y nos consideran tan dóciles que ni vale la pena decirnos por qué hacer las cosas, pues la haremos sin chistar.

b.) Todo esto es parte de una conspiración para dominar al mundo, en la cual utilizan algún tipo de hipnotismo para hacernos creer que los anuncios que vemos son simples y sin sentido, cuando en realidad son complejos y con varias capas de información que no podemos percibir de forma consciente.

Aunque, ahora que lo pienso, también hay una tercera posibilidad:

c.) Son los ejecutivos de Pepsi los que están sumergidos en algún tipo de sueño alucinante donde anuncios absurdos y poco creativos como estos todavía pueden considerarse publicidad y sirven para hacer que la gente quiera comprar gaseosa.


*Para ver más fotos sobre el tema, visite la galería de imágenes de este artículo.

2 comentarios:

Regislinda dijo...

XD ahora si me gustó tu publicación, yo opto por la opción c), no creo que los ejecutivos de pepsi lleguen a tanto. Ahora bien la comparación con la pelicula esta bien cercano a lo que vemos en la calle y eso que no tomaste otros puntos del sur de la ciudad :S.

RodrigoPoloDOTcom dijo...

Y donde me dejas a "just do it"

Por si no los han leído:

Related Posts with Thumbnails